narrativas_digitales

CONCURSO

“NARRATIVAS DIGITALES” 2015


 

ESTA CLARO

Santiago está muy triste porque pase lo que pase no consigue como pasarla bien, un extraño se le acerca y le dice:

– Tengo la solución a tu problema,  y Santiago respondió:

-¿Qué? ¿Dónde? ¿Cómo?

El extraño y Santiago se toman de un árbol y pasan a una dimensión muy diferente a la que ellos vivían. Allí encontraron a dragón que les hizo todo el trayecto muy difícil. Hallaron además a un bello toro que sin temor alguno se dejó domesticar de Santiago, el dragón lanzó una llamarada larga que ocasionó la muerte del extraño, a Santiago le dio mucha rabia y lanzándole un latigazo le corto la cabeza, el dragón con mucho valor y fuerza sacó otras dos cabezas aún más fuertes. El cielo se tiñó de rojo, la luna se puso naranja a casi reventar, surgió del mar una enorme serpiente era su última oportunidad, el dragón tumbó a Santiago del toro y se comió al toro. De inmediato Santiago fue a una pirámide que divisó a lo lejos, de allí  sacó una enorme espada y un ejército de caníbales. El líder de éstos le contó a Santiago que estaban allí porque antes eran personas de la alta realeza, que sin querer cayeron a un lago muy profundo y que allí murieron la mayoría de las personas, el líder atemorizado le dijo:
-¡Santiago!  Ayúdanos tu eres el elegido, Santiago pensó en el dragón y la serpiente. Se montaron en un pequeño barco y allí mataron a la serpiente, pero esa serpiente en la lucha mató a todo el ejército de caníbales. La tierra tembló y se dividió en dos y en una parte se quedó Santiago y en la otra parte el dragón, pero el dragón voló hasta el lugar de Santiago, el dragón enfurecido le cortó la mano derecha a Santiago con sus garras, Santiago aun adolorido sacó fuerzas de donde no las tenía y le clavó la espada en el pecho al dragón, y para acabarlo de matar con la misma espada que le había clavado en el pecho le cortó sus otras dos cabezas, Santiago vio una hermosa flor y sintió hambre, la tomó con su mano izquierda y con ansias se la comió, se sintió muy mal y el planeta explotó junto con él.

 

Santiago despertó, y estaba en el hospital, todo era un sueño en su mente, al lado estaba el extraño, que fue quien lo llevó al hospital después de haberse desmayado, Santiago estaba muy confundido porque no sabía cómo ni porque estaba allí, el extraño le dijo que lo llevó al hospital porque él se había desmayado en plena vía pública y el desmayo pasó por no alimentarse bien el pobre.

 

FIN…

Andrés Fabián Muñoz

Grado 10ª A

I.E. Nacional Jesús María Ocampo

 


 

Un Sueño Cumplido

 

Hoy les relataré una pequeña historia de un viejo amigo. Él se llama Santiago, un joven del “común”, que tuvo un cambio en su vida aunque no fue fácil para él; cambio de casa y de colegio, fue allí lo conocí. En la institución encontró un docente que le despertó gran admiración, porque tenía un amplio conocimiento, Santiago empezó a explorar  un mundo desconocido, el mundo de la física, en la cual era especialista su ídolo (El docente). Su nombre era Fabio herrera, quien lo encamino en cada una de sus clases y lo animó para que ampliara su campo de acción y lograra alcanzar las metas propuestas. Durante su último año, dedicó todo su tiempo, en indagar más sobre física que era su fuerte, combinándolo con las lenguas modernas, ya que él pensaba que la comunicación era muy importante. Fue así, como al terminar su bachillerato ingresó a un instituto especializado. Luego de estudiar inglés por tres años, viajó a Canadá para estudiar ingeniería de sistemas, pasado seis años regresó al país con una especialización en redes y comunicación; con un grupo de amigos iniciaron una compañía de telefonía móvil colombo canadiense. Con el tiempo, ésta se convirtió en la más usada, por su alta calidad.

Santiago llegó a ser uno los empresarios más prestantes del país, ahora se dedica a realizar obras en bien de la comunidad para los desprotegidos o para las personas vulnerables, y también ayuda a las fundaciones de animales callejeros. Este es un ejemplo que nosotros debemos seguir.

Jhojan Andrés Suarez Gutiérrez

Grado 11º B

I.E. Nacional Jesús María Ocampo

 


Sueño Interrumpido

 

El día menos pensado me enteré que ya las noches no eran iguales, sin entender por qué se me hacía eterno el despertar, me acostaba y  durante mucho tiempo no me podía quedar dormida y cuando lograba hacerlo me dormía muy profundamente y a las muchas horas, sentía que había dormido una eternidad. Que ya era hora de despertar, que  había dormido demasiado pero tristemente miraba el reloj para cerciorarme, que sí era la hora  que yo pensaba y me daba cuenta que no así, apenas había dormido dos horas y para descontento mío recordaba  que solo hasta las siete de la mañana no saldría de mi casa; lo único que podría hacer en ese momento era cambiar de lado y volverme a quedar dormida hasta la hora que me despertaran  para bañarme. No entendía por qué llevaba  varias noches  sucediéndome  eso. Lo peor o mejor  de todo, no lo sé por qué aún no soy capaz de darle un nombre a eso, es que siempre me despertaba  a pensar en la misma persona. Así pasaron varios días,  hasta que una noche no me desperté a pensar, simplemente me acosté y quedé profundamente dormida hasta la mañana siguiente, cuando desperté se  me hizo muy extraño porque hacía mucho tiempo eso no sucedía. No puedo decir que estaba feliz o triste porque ni siquiera yo entendía. A partir de esa noche no volví a despertar a la medianoche.

Lo único  que sé,  es que hasta el día de hoy no  entiendo estos extraños sucesos, pero sí puedo decir que fue una muy buena experiencia.

Meses después me senté a pensar por qué esto me sucedió tan repentinamente y así mismo dejó de sucederme, pensé muchas horas lo mismo y simplemente asimilé que, esto sucedió por un simple capricho hacia alguien que no merecía que yo lo pensara tanto.  A partir de ese momento entendí que fue una muy buena decisión dejar de pensar en él y continuar durmiendo como siempre lo había  hecho.

 

Rosario González Cerquera

Grado 9º A

I.E. Nacional Jesús María Ocampo

 


VERSOS RANDOM.

 

Quizá la Luna sea cómplice de los enamorados

Y ellos no se la lleven con el Sol

Por eso de día, les cuesta levantarse

Y de noche,

Juntos gozan al desvelarse.

 

El viento no es tan efímero

Si lo comparamos

Con las veces que

Me prometiste volver.

 

No sé cuánto tiempo habrá pasado

Desde cuando te besaba

Nunca quise darme cuenta

Que en realidad no eras mía.

 

Querida, veo tu silueta aparecer

Se ve pálida

Igual que nuestros recuerdos del ayer,

Quizá, fuiste la que pasaste por mi lado

Y sin notarlo, nos hemos olvidado.

 

Qué será de ti sin mí y

De mí sin ti

Y de esta herida,

¿Acaso no la curarás?

Si mi alma está podrida

¿Volverás tú a remediar?

 

O acaso, si no tienes el coraje

De conmigo, tratar

En el ocaso nos veremos

Espero no vayas a faltar

Pues, que entre lo que más te gusta es

Ver al Sol ponerse, o tratar.

 

Me dijiste no temas, pronto volveré

Desde entonces escribo hasta la madrugada

Al bordo de la lucidez

¿Eres tú, acaso esa silueta

Que detrás de mí siempre está?

Un momento. Soy yo mismo

Al menos, eso me dan a pensar.

 

INVENTO

Te creí tantas cosas

Pero nunca tuve el tiempo

O quizá nunca exististe

Fuiste mi mejor invento.

 

Las esperanzas plasmadas en un papel

No tienen lectores, ¿yo qué más le puedo hacer?

Por Dios, qué difícil se hace el escribir

Cuando no tienes a quién.

 

MIEDO

Tengo miedo de perderte

Aunque aún no me hayas encontrado

Ansiedad de buscarte

Donde nunca he estado.

Pereza, angustia, esquizofrenia

Yo qué sé

Pero más que eso, me encantaría tener un por qué.

 

Disculpen que sea algo triste

O provoque ganas de decrecer

Este artículo que leíste…

Es que no la volveré a ver.

 

Alejandro Salazar Díaz

Grado 11º A

I.E. Nacional Jesús María Ocampo

 


 


 

CONCURSO

“NARRATIVAS DIGITALES” 2014

________________________________________________

Textos que participaron en la Tercera versión del concurso Narrativas Digitales, escritos por estudiantes de la Institución Educativa Nacional Jesús María Ocampo.

_______________________________________________________________________________

 

MI GRAN AMIGO

Todo comenzó el verano pasado cuando conocí al señor Alberto Monsalve. Recuerdo claramente la imagen de su rostro. Era una gran persona aunque no le gustaba estar con su familia ni le agradaba mucho su trabajo. Pensaba diferente, su punto de vista era distinto de lo que yo estaba acostumbrado a oír. En una ocasión me dijo: “…Vivimos en un mundo en el que es normal ver niñas de menos de 15 años embarazadas, un mundo en el que un aborto es tan común como una visita al médico, un mundo donde no es delito asesinar por la espalda un grafitero, pero la gente protesta por la muerte de los toros…”.

Recuerdo el día que vino a visitarme por primera vez. Tuvimos una larga conversación sobre la vida, la muerte, y hablamos sobre muchas cosas. Fue en día triste para mí. Me contó que sufría una grave enfermedad, llamada nefropatía terminal. En medio de mi ingenuidad le sugerí que visitara un psicólogo para que se concientizara del mal y sus últimos días fueran más dignos, en esta tierra de PORQUERÍA, como solía decir.

Después de algunos días le pregunté cómo le había ido en la visita al especialista.

– Muy mal –me dijo, agachando el rostro, no sé si apenado, o por qué otra cosa.

– ¿Qué sucedió? ¿Qué le dijeron?

-Lo que ocurre es que estoy cansado de la gente interesada e hipócrita –dijo-. El médico me vio, me analizó de arriba abajo, y con la sutileza que pudo me dio a entender que con mi muerte le haría un favor a la humanidad. Me trató como lo peor –suspiró con una ira notoria.

-¿Por qué dice que fue interesado e hipócrita?

-Porque al final de la entrevista, cuando advirtió quién era yo, quiso que me quedara.

Estoy seguro que lo hizo por dinero, fuera de esa no le vi más intenciones. Tenía el símbolo del dólar dibujado en sus ojos, le brillaban, además.

Olvidaba recalcar que era uno de los científicos más importantes de los Estados Unidos. Su gran sueño fue dejar una huella en el mundo. Quería compartirle su mensaje. Había hecho mucho por ello, pero no lo escucharon, no consideraban importante.

En una ocasión, conversando en el parque principal, frente a la estatua de uno de los muchos héroes de la patria, me dijo: “…Las drogas y el alcohol nos llenan la cabeza de luces, fantasías y colores, pero están arruinando la vida de la humanidad. Abren muchas puertas pero cierran las salidas. Hablaba mucho sobre el tema, tenía ideas excelentes. Es una de las pocas personas a las que en este mundo le he podido escuchar tales cosas.

En sus últimos días, decidió internarse en el hospital, ya que no tenía esposa, hijos ni familia, y creía que nadie se iba a preocupar por él. Lo vi escribir en su pequeña libreta de apuntes una frase extensa que si no me equivoco, decía así: “…Nos pasamos toda nuestra juventud pensando en qué hacer, y lo único que hacemos es perder el tiempo creyendo que las oportunidades llegaran por si solas, sin hacer ningún esfuerzo. Las horas se escapan del reloj solo porque ignorantemente las desperdiciamos. Y yo aprendí que el tiempo es el único que no perdona…”.

Ese mismo día me entregó un sobre marcado con su letra, en el que escribió: MI ULTIMA VOLUNTAD. Pocas horas después murió. Sus últimas palabras fueron:“… Los amigos se cuentan con pocos dedos y usted Doctor, es mi gran amigo, y créame que siempre lo seguirá siendo…”

Aún recuerdo tristemente las palabras que le dije: “…Has el bien y vive lo mejor que puedas, pues no podremos saber con exactitud el tiempo que nos queda. La muerte llega fácil, es lo más fácil que hay, siempre va detrás de la vida, y de eso no te puedes escapar…”. Qué paradoja, era una persona enamorada de la vida, luchaba por ella, quería conservarla. Me pregunto, por qué tuvo que morir.

No puedo dejar de compartir con los lectores de esta historia su último mensaje. Si no lo hiciera traicionaría su sueño de contribuir al bienestar de la humanidad.

“…El mundo se está acabando, ahora todo se ha convertido en tecnología. Queridos amigos, no desperdiciemos los pocos instantes de vida que tenemos, porque tal vez el día de mañana ya no exista. Este mundo está por morir y el futuro de este se encuentra en vuestras manos. Solo reconoce tus errores y sin miedos pide perdón, cada día dile a tus familiares y personas importantes cuantos los amas, porque en el libro de la vida; NO HAY NADA SEGURO…”.

…Donde quiera que estés, recuerda que tú también eres mi gran amigo…

 

Luisa Fernanda Cotte

Grado 9º.B

Categoría 3

_____________________________________________________________

 

 

MELANCOLIA, MUERTE, OLVIDO, ESTUPIDEZ

La tarde es lluviosa y adornada por un tenue sol que hace brillar un hermoso arco iris. Sin embargo, es la tarde más triste de mi vida. Pienso en todo lo sucedido. El lunes los problemas se acrecentaron: mi madre y sus tontas peleas, mi padre colérico por naturaleza, su vocabulario grotesco, la manera áspera de comunicarse, los problemas del colegio… Momentos absurdos. Todo me deprime. Escucho música. Miro el vacío. Trato de olvidar los malos recuerdos. Me parecen repugnantes. Mi mente, mi cuerpo, están invadidos de melancolía. Estoy sola. De nuevo mi vista se pierde en el vacío. Quiero entrar en él.

Sólo una persona conoce mis íntimos secretos, mi triste pasado. ¿Para qué llamarlo? ¿Para qué involucrarlo más? Mis pensamientos se tornan lúgubres. Si lo llamo me ahogaré en un temido mar de lágrimas. Le temo de verdad. No lo haré, no lo llamaré. Cada segundo me siento más sola, más deprimida, más impotente. No encuentro solución a mis problemas. Olvidaré a mi amigo. Es lo mejor. No quiero que sufra más por mí, no quiero involucrarlo en mi decisión.

Miro hacia afuera por la ventana de madera. Sigue lloviendo. El sol ahora es tímido. El arco iris se desvanece. Los colores se esfuman en la lobreguez de la tarde. Mi soledad aumenta. Me siento infeliz. ¿Para qué vivir aplastada por la vida, por los pensamientos, por los problemas? ¿Vale la pena? No creo.

La solución llega pronto. ¡Qué paradoja! Nada en mi vida salvo la idea del suicidio llegó tan veloz como respuesta a mis pensamientos, a mis problemas. Sin darle tiempo al arrepentimiento, a los temores de la muerte, tomé el cuchillo, lo afilo hasta sacarle brillo. Lo observo. No me asusta, matará también mi soledad. Dejaré una nota. Las personas más importantes de mi vida deben conocer el porqué de esta decisión. «Los quiero, debo irme. Debo encontrar un mundo mejor. Un lugar para mi desconsuelo. Vivan en paz. Su hija».

Me dirijo al baño, ese lugar tan privado es perfecto. Corto mis venas. Con fuerza. La sangre surge a borbotones. Escucho la voz de mi madre. Me llama. Mi padre quiere entrar al baño antes de salir a buscar su niña. Me desangro, me muero. No hay tiempo de volver atrás, es tarde, nada qué hacer. Alcanzo a escuchar los gritos de horror. Imagino el final: ambulancia, policía, funeraria, traje para vestir el cadáver de la niña. Mi madre llevará mi favorito. El de los quince años. Tenía muchas flores, muchos colores. Lo amé siempre, fue lo mejor, lo único florido de mi vida. Después de un tiempo me olvidarán. Vuelta a la normalidad. Seré un pequeño recuerdo. El recuerdo de una gran estupidez.

 

María José Ocampo Arias

Grado 9º. A

Categoría 3

 

_____________________________________________________________

PENSAMIENTO COMPARTIDO

Cuando por su mente pasaban cosas extraordinarias, (cuando me refiero a cosas, quiero decir en el sentido de mayor madurez), aquella pequeña era consciente de que ya no era la misma, ahora veía el mundo de otra manera. Sólo pensaba en aventurarse más y más en este mundo al que pertenecemos. Muchos temores, prejuicios y fantasías, habían desaparecido de su mente. Ahora, por ejemplo, sabía que el mito de Santa Claus y sus regalos era tan solo un cuento para embolatar a los niños.

Ya no era una chiquilla escandalosa e incomprensiva, digo escandalosa por su forma de ser, ahora quería comprender más, saber más y sentir más; cada que pensaba o se preguntaba acerca de algo, acerca de todo….se maravillaba por la capacidad de formular interrogantes más profundos, y construir respuestas que cambiaban su forma de ser y de pensar. Últimamente se interesaba por la universidad, por conocer otros países, más culturas, etc.

Una noche, en medio de su insomnio, se preguntó, por qué había tanta ignorancia en el mundo. No fue fácil responderse esa pregunta, pero algo dijo: «Debe tener una relación con la educación. Si ésta se expande a medida que se aplica, aquella se propaga a medida que la gente deja de educarse».

Después de varios días en los cuales estuvo pensando acerca de qué hacer frente al mal de la ignorancia, decidió compartir sus conocimientos con la gente que por distintas razones no podía ir a la escuela, pero también tomó la determinación de hacerse maestra.

 

Luis Felipe Peña Marín

Grado 11º.A

Categoría 3

_____________________________________________________________

JOEL

Érase una vez un joven que yacía encerrado en su propio mundo. No le gustaba tener ningún tipo de relación con la gente que lo rodeaba, por lo cual era tachado de antisocial. Sabedor de estas críticas, se sentía mal, se desanimaba, quería cambiar, hablar con las personas, relacionarse, tener amigos, pero, en últimas, en la realidad, no sentía la necesidad de compartir su vida, sus inquietudes con nadie. Esta era el nudo principal de la historia de Joel.

Había vivido siempre con sus padres. Su madre, Ahri, era una mujer luchadora, hermosa dama admirable por su dedicación al hijo, a quien consideraba más valioso que su propia vida. Su padre, Elvis era algo descuidado, no tenía prioridades, no le inspiraba ningún sentimiento lo que sucediera a su alrededor, y esto le causaba bastantes disgustos con Ahri quien siempre tenía una solución para cada cosa.

A pesar de ser buena gente, la madre era demasiado apocalíptica, por lo que Joel se fue acostumbrando a tener pocas relaciones. Seguía los consejos de ella, para quien cualquier contacto externo lo podía conducir por malos caminos, o peor aún, a ser reclutado por las milicias. A pesar de lo descuidado su padre quería enseñarle a ser un gran varón, y le inculcó el hábito de defenderse, desde sus primeros años. Las continuas peleas sobre la crianza de su hijo, llevaron a la pareja a la separación. Cualquier día Elvis abandonó el hogar olvidándose inclusive, de Joel.

Ahri, agradeció quedarse sola porque así podría educar al chico a su manera, obligándolo a seguir una recia formación y alta autoestima, para que, según ella, no permitiera a nadie sobre la tierra pisotear su dignidad.

Llegó el momento de ingresar a la escuela y ambos, madre e hijo, se sintieron inseguros. Debían romper la permanente compañía. Después de la separación ella quedó destrozada, y sin con quien compartir su penas. Nunca quiso demostrarle sus miedos a Joel. Ambos debían, ahora, asumir el reto de vivir la vida.

Los primeros días de escuela, traumáticos para el solitario niño fueron de aislamiento. No quería hacer amigos, no aceptaba a su profesora, e hizo que sus compañeros pensaran que el chico tenía un gran problema. Entonces, convirtieron su aislamiento en motivo de murmuraciones, miradas malintencionadas y motivo de discriminación. La profesora quiso apoyarlo enviándolo a la psicóloga, pero ni la madre ni Joel aceptaron esta opción.

Joel se aisló por completo, y en su mundo solo tenían cabida las novelas de terror, los documentales de asesinatos, lo que fue llenando su mente de sentimientos de venganza hacia aquellos que solían burlarse de su soledad.

Un día, sus compañeros tomaron su mochila y la lanzaron al techo. Joel, en silencio, acostumbrado al maltrato, buscó la manera de subirse a bajarla, pero uno de los niños, fingiendo solidaridad con Joel, le buscó la escalera que le permitiera subirse por su bolso sin saber lo que pasaba por la mente de los demás compañeros de clase. Cuando ya estaba a punto de alcanzarla, uno de ellos empujó una silla contra la escalera haciendo que ambos, escalera y niño, cayeran al suelo. Un fuerte golpe al caer, asustó a quienes o intentaban jugarle una broma pesada sin medir las consecuencias. Joel quiso levantarse pero no lo consiguió. Su columna se había partido. Como consecuencia de la caída quedó cuadripléjico, condenado a vivir encerrado en compañía de su madre, verdadera responsable de la desgracia de Joel. Aunque los responsables de este incidente habían fueron juzgados por la ley, ella había sido la única culpable de que su hijo fuera sometido al bullying de sus compañeros.

Nada pudo volver a ser igual a partir de ese día…ni para los compañeros de clase, ni para Joel ni para su madre. Todo cambió… todo…

Manuela Herrera Cifuentes

Grado 11º. A

Categoría 3

 

_____________________________________________________________

OJOS EN LA OSCURIDAD

Todo comenzó cuando yo tenía 5 años. Desde que murió mi madre todo lo veía en una oscuridad que solo yo notaba. En mi corazón vivía el recuerdo de la persona que más amaba y que solo existía en mi mente. No podía aceptar que se había marchado y que todo y que todo mi mundo había quedado en blanco y negro; cuando mis ojos se cerraban, empezaba como una cascada un torrente de lágrimas por mi rostro. Veía el mundo al revés y a las personas confundidas. Empecé a pensar que el mundo andaba perdido, pues antes podía ver los colores de la naturaleza y las acciones de las personas. Trataba de no acordarme de las palabras que mi madre me repetía pero era imposible: como una voz dentro de mi mente yo la escuchaba como cuando estaba viva:

– “Hijo, debes verle siempre el sentido a la vida y encontrarás los verdaderos colores del mundo”.

Pero yo no le veía el más mínimo sentido a la vida porque cuando intentaba hacerlo todo se volvía oscuro. Cerré mis ojos y recordé el azul del cielo de aquel día tan maravilloso en que mi madre me llevó a la montaña azul llamada así por su maravilloso paisaje tan el cual se veía tan cerca del cielo. Ese recuerdo hizo que mi corazón latiera a tanta velocidad como si fuera un atleta… nuevamente brotó un manantial de lágrimas de mis ojos lo que me bajaba el ánimo, me hacía perder el entusiasmo que era la única manera de encontrarle sentido a la vida y ver los colores de la vida.

Alguien, en el colegio, se me acercó y me dijo:

-¿Qué te pasa que ya no te involucras en el mundo del colegio? ¿Por qué has dejado de hablar de lo bonita que es la vida?

No quise darle una respuesta grosera y preferí marcharme de ese lugar y de nuevo un vacío me invadió, sentí ganas de llorar pero en un dos por tres limpié mis lágrimas y suspiré.

Saqué un espejito que cargaba en mi mochila y viendo mi reflejo en él me hice miles de preguntas, Solo podía ver la expresión de tristeza de mi rostro, pero, qué sorpresa, detrás de mí estaba la mujer que la producía. Podía verlo a través del espejo, el rostro de la mujer que más amaba estaba ahí, mirándome fijamente y con expresión de haberme extrañado mucho más de lo que yo a ella. Su rostro se iluminaba cual lucero en la noche. Podía yo imaginar que había regresado a rescatarme de caer en el vacío, a iluminar la oscuridad de mi alma y llenar el vacío de mi corazón.

Estábamos dispuestos a irnos juntos, pero alguien no lo permitía, no sabía quién pero podía sentirlo.

– ¿Qué haces en este mundo que solo mis ojos pueden ver? Le dije

Ella, con la cara de tristeza que cualquier madre pone al tener que dejar a sus hijos, se arrodilló ante mí y me dijo:

– Me doy cuenta que al marcharme, lo cual no fue mi decisión, sino la de Dios, te hizo olvidar que tienes una vida para vivirla, seguir adelante y con tus logros hacerme sentir orgullosa de haberte traído al mundo, un lugar que también tú tendrás que abandonar un día.

– Lo siento mamá si te he hecho sentir mal pero es que el mundo de colores desapareció con tu partida. Mi alma y mi vida dejaron de tener rumbo desde que me dejaste mamá.

– Ella, con infinita tristeza me repetía que se encargaría de ser mi más hermosa compañía, mi más preciado recuerdo. Que siempre iba a estar en mi mente y en mi corazón. Que ella sería, desde el cielo, la luz que iluminaría mi camino. Que era mi obligación recuperar los colores de la vida. Cerré mis ojos y todo se volvió oscuro, quise recuperar la imagen de mi madre, pero ya no estaba ahí, se había ido de nuevo. Todo fue un espejismo. Mi mente me la había traído de nuevo para que sus mágicas palabras le dieran luz de nuevo a mi vida.

Guardé el espejito de nuevo en mi mochila y entre a clases. La profesora explicaba el tema para la evaluación pero no lograba concentrarme. Sólo escuchaba la voz de mi madre diciéndome: “sigue tu rumbo, sigue adelante, vive la vida, deja escapar todo ese miedo que hay dentro de ti”.

Eran palabras tan confusas y frustrantes pero en ese momento vi una luz que iluminaba mi camino y decidí seguirla y me encontré recorriendo lugares que había compartido con ella. La finca donde pasaba las vacaciones escolares, también la casa de mis abuelos donde tanto nos gustaba ir; era extraño pero empecé a recuperar la visión de los colores de la vida y el deseo de vivirla.

Esa luz que cada vez se hacía más brillante y que en un comienzo llamé espejismo, me condujo por caminos llenos de obstáculos que fui venciendo a pesar de que en muchos momentos parecían no tener fin. En mi recorrido choqué con una puerta en la cual se me pedía las razones de mi presencia allí; no supe responder, sentí que de nuevo era un espejismo pero la respuesta eran las mágicas palabras de mi madre que me habían llevado a ver con los ojos en la oscuridad.

Luisa Fernanda Ramírez Rodas

Grado 9º. A

Categoría 3

 

_____________________________________________________________

TENGO MIEDO DE TI…

Tengo miedo de ti…

De mí

Del mundo,

De dar mi corazón

De la sombra y de la oscuridad

Tengo miedo de todo…

Tengo miedo de caer

De no poder levantarme

De quedar sin memoria y sin cuerpo

En la eternidad del tiempo y del olvido

¿Para qué SOY si sé bien

Que para siempre

Dejaré de serlo?

 

Lina María Oyola Mur

Grado 9º.A

Categoría 3




 

 

 CONCURSO

“NARRATIVAS DIGITALES” 2013

 


UNA HISTORIA DE VIDA

24 DE DICIEMBRE DE 2009

Por: Leydi Dayana Perdomo Valencia. Grado 11ºA

Llega la noche y como es costumbre en los hogares colombianos, el ritual de la navidad es cenar en familia y esperar los traídos del Niño DIOS. Esta es una noche de luces y parranda para algunos porque en mi hogar por el contrario, mucho antes de la medianoche mi madre había mandado a dormir a mis hermanas. Yo no estaba en casa, pero esto fue lo que paso:

Tanto mi madre como mis hermanas se encontraban ya en cama, y Gloria Milena, la menor de la familia Perdomo Cardona, le pidió a ella que la dejara salir a compartir un rato con los amigos y vecinos que aún estaban en los andenes de sus casas departiendo y compartiendo los dulces y bebidas navideñas y bailaban al son de los ritmos parranderos decembrinos.

Le fue concedido el permiso a ella junto con sus hermanas quienes salieron felices sin sospechar siquiera el trágico final que les esperaba. Una amiga pasó diciéndole a Milo, como la llamábamos cariñosamente, que un man la estaba esperando urgente, en la esquina de su residencia, en el Barrio Las Colinas donde estaba ubicada; acudió a la cita y en ese momento pasó el novio de mi hermana mayor quien le dijo:” Milo váyase para la casa” y seguidamente fue a contarle a su novia lo que acababa de ver. Pero fue él quien vió por última vez con vida a Gloria Milena.

Gloria, con apenas 16 años, era una niña alegre, cariñosa, sonriente, amable y destacada en sus estudios porque era muy inteligente. Aún recuerdo la última vez que conversamos y no sé por qué fue también una de las pocas veces que le dije cuánto la quería, y como admiraba su piel morena y sus ojos achinados; su larga cabellera negra y lisa le daban una exótica apariencia y tal vez fue esto lo que sin ella saberlo, la llevó a la muerte: “ su belleza”.

Mis hermanas, sorprendidas de no verla llegar y ya era madrugada, se dedicaron junto con mi madre a buscarla por todo el barrio, a preguntar por ella a todos sus amigos y vecinos pero nadie supo responder a las preguntas, nadie dijo haberla visto, nadie describió a la persona con la cual estaba conversando. La angustia se apoderó de toda la familia, mi madre siguió esperando por ella pero el 27 de diciembre la llamaron a reconocer una joven de la edad y las características de Milo, quien fue hallada flotando en el rio, degollada y con signos de violencia. Era ella, Milena, mi hermana, la niña, ella quien misteriosamente accedió a dialogar con un “desconocido” que tal vez la asesinó. Nunca se supo.

La insistencia de Gloria por salir y el haberlo permitido, impactó tanto a mi madre que durante las honras fúnebres ni un músculo de su rostro se movió, no lloró, no habló. Su mirada perdida en el vacío era tal vez el único signo de dolor, la más grande expresión de tristeza que pudimos observarle. Su silencio, era más diciente que cualquier palabra que pudiera decirnos. Hoy, a pocos días de exhumar los restos de la niña, es cuando ella pudo derramar las lágrimas que no brotaron de sus ojos en el momento de la muerte. Amo a mi madre y siento su dolor. Después de tres años de haberse ido su Milo del alma, enferma y desgastada por su duro trabajo en la construcción, tiene que revivir esta fatal historia.


 

BULLYING: Cambio drástico

Por Jessica Alejandra Bernal Henao. 11oA

“Una mujer perfecta”, eso es lo que todos en la empresa piensan de Samantha .

Ella es una dama de pies a cabeza. Envidiada por las mujeres y deseada por los hombres, pero … tan fría como el hielo, tan sola como el desierto.

¿Cuál es la causa de tal frialdad?

En su niñez, esta perfección de mujer se educó en uno de los mejores colegios públicos de Armenia: El INEM, ubicado muy cerca a su casa. Si niñez y adolescencia fue para ella demasiado difícil por el maltrato de que fue víctima tanto en su hogar como en el colegio, eso a lo que hoy le han puesto un término gringo: BULLYING para señalar las agresiones físicas o morales de que, como Samantha, son objeto las personas en sus sitios habituales de permanencia y a Samantha le tocó por partida doble: en su hogar, maltratada por sus padres por tener pensamientos diferentes a los de ellos y comportarse al estilo de los adolescentes modernos; en el colegio sufrió las burlas de sus compañeros por su aspecto y forma de comportarse.

Todo esto fue haciendo de Samantha una persona fría, aislada, apocada aunque cumplía a cabalidad con sus tareas y sabía adaptarse a las normas, a veces por temor y otras por convicción, pues se sentía traicionada por sus pocos amigos quienes se aprovechaban de su inocencia y cumplimiento con sus tareas para pedirle copia; es decir, la trataban por interés.

“Siempre estuve y estaré sola pues así crecí y así aprendí que mi vida, aunque para algunos vacía, es mi perfecto día a día” se dijo a sí misma, un día de septiembre y decidió hacer un cambio drástico en su vida.

Empleada, ya, de una importante empresa, decide luchar contra el maltrato entre compañeros, y crea una fundación para ayudar a los jóvenes que como ella han recibido la burla de sus compañeros, o depresivos por la falta de un hogar y el acompañamiento de los padres. No comparte con nadie las experiencias pasadas y no tiene ninguna relación de afecto con sus padres a quienes culpa por haberle negado el cariño y compañía en su niñez. Es ahora una mujer exitosa pero SOLA…


 

ERRORES DEL PASADO

Por: Karen Dahiana González Arango. 11º.A

Fabio González Acevedo, se dedicaba junto con su mujer al negocio de alquiler de lavadoras a domicilio. Sostenía su hogar con orgullo, pues sus dos hijas Karen y Karolay eran el motivo más grande de su lucha y su inspiración para vivir. Les decía con frecuencia: “quiero verlas en la universidad, quiero verlas triunfar ya que yo no pude estudiar”.

Su vida de pequeño transcurrió dentro de la estrechez económica. Fue mucho más adelante y por su propia voluntad cuando quiso hacer su escolaridad pero desafortunadamente fue, precisamente, durante esa etapa cuando conoció y aprendió de la maldad de sus amigos. Su ilusión fue ser, como le repetía a sus hijas “Maestro de construcción”.

Sueños no realizados, pues no tenía dinero ni apoyo para lograr sus metas. Incursionó en el bajo mundo, y aunque ocultó ante su familia sus andanzas, solo lo movía el pensamiento de sacar a su mujer e hijas adelante, sin importar lo que pasara.

Pero Fabio, quería una vida honesta y decente para sus hijas y las noches de desvelo y arrepentimiento por sus actuaciones incorrectas lo llevaron a reflexionar y hacer un cambio definitivo en su vida y es cuando surge el alquiler de lavadoras.

El 2 de enero de 2013, a las 8:35 p.m., una bala destroza el pulmón de Fabio cuando estaba solo en su casa, mientras su mujer recogía algunas lavadoras alquiladas. Quién podría imaginar que después de un día de descanso dedicado a su familia en un Centro comercial de la ciudad, la vida terminaría cobrándole “los errores del pasado” con tan solo dos disparos.


 

MI HÉROE

Por: Jennifer Johana Arenas

Tener un abuelo, es contar con el amigo incondicional, es poder construir el futuro a partir de las maravillosas experiencias de esa persona que te ama con un amor multiplicado por mil. La riqueza de sus historias nos lleva a mundos imaginarios, como de cuentos de hadas. Cada palabra suya encierra un tesoro inimaginable, y esta pequeña historia, simple en su contenido es un ejemplo de que las familias de antes vivían felices a partir de pequeñas cosas.

Onofre Becerra, 70 años de vida en felicidad, hombre valiente y “sin pelos en la lengua” como suelen llamarle a la sinceridad, lleno de amor a sus nietas, decide contarle una historia a Salomé, la más pequeña de ellas:

Sentados en un sillón, le decía:

“Salomé, cuando yo tenía 7 años mi papá llegó del trabajo con un regalo para mí. El vivía orgulloso de su hijo por sus buenas calificaciones. Yo estaba ansioso por ver lo que contenía ese paquetico. Con tono ceremonioso y sonriendo me entregó el presente. ¿Sabes qué era? Un soldadito de plomo tan grande y fuerte como él. Abracé a mi padre y salí corriendo a jugar con él. Al día siguiente se me cayó por la ventana y se rompió una pierna. Ya mi soldadito no era como antes. Tuve miedo de contarle pero cuando lo supo me castigó por no cuidarlo”

Hoy, después de tantos años, aún lo conservo conmigo. Quiero regalártelo para que cuando grande puedas contarle esta historia a tus hijos y puedas recordar este anciano que te ama.


 

CHAMANISMO, UN VIAJE EN MI INTERIOR

Por: Viviana Andrea Vergara Quintana

Muchas personas no conocen prácticas que otras realizan con la naturaleza, y por eso he decidido contar la historia de una persona que es muy allegada a mí y de la cual he aprendido muchas cosas. Es un ser muy espiritual y ha tratado de llevar su vida en un estilo chamánico, es decir hace un proceso de meditación profunda hasta lograr un silencio interior y llegar a tener una vida tranquila. Hablando un día con él le pregunte ¿Cuál es el significado de chamanismo? Y me respondió “es como un sistema de creencias religiosas que prevalece en grupos de indígenas y que se hace para encontrar fuerzas espirituales sean benignas o malignas.”

– Continuó diciendo: “no todas las personas son aptas para hacer este tipo de magia, pues hay una serie de intermediarios entre el reino natural y lo sobrenatural, ellos son los que se consideran verdaderos chamanes”.

¿Desde cuándo le empezaron a llamar la atención este tipo de temas? y dijo “desde muy joven”, y “a medida que pasó el tiempo conocí personas que también tenían ese tipo de creencias y con ayuda de libros fuí teniendo más conocimiento sobre esto, y además logré controlar mi ego y trabajando en la parte psicológica de manera positiva he logrado una vida equilibrada”. A pesar de llevar este estilo de vida no se creen un chamán, pues es una persona normal, con un trabajo y una vida común y corriente solo que cuando tiene tiempo libre se dedica a hacer cosas diferentes y la mayoría de ellas es cuidar la naturaleza.

Finalmente, después de haber escuchado todo esto, reflexioné y pensé como seria de diferente esta sociedad si todas las personas pensaran en la naturaleza y en no alimentar su ego o en hacerle daño a las demás personas e inclusive vivir preocupados por sus problemas y contagiárselos a los demás y en cambio de todo eso pensara espiritualmente y con sabiduría, pues así nadie bloquearía su energía y este mundo sería muy diferente.

Pero solo queda imaginarlo, pues es inútil pensar que las personas van a cuidar su hábitat y no contaminar ni hacerle daño a las demás especies. Este es un viaje al interior y pensar si lo que realmente estoy haciendo con mi vida es lo correcto o si puedo mejorar para enseñarle a otras personas así como a mí me enseñó una de las personas que más quiero.

Ojala que no se quede solo en la imaginación.


 

Retahíla al profesor

Jhoan Sebastián Quintero, 8A.

Mi profesor es araña y es astuto

no como un barbero que es bruto,

duerme en cama con camarera

le gusta el chorro y la chorrera.

No es egoísta y siempre ha pagado

lo hace por rabipelado,

atrapa en la noche grillos amarillos

los teje en hilos como armadillos.

Sirve copas en charol

y el jugo de mango le sabe a marrol,

pesa varios kilos sin su dueña

al parecer lo trajo una cigüeña.

Siempre anda de buena gente

con la disciplina de un gerente,

solo posee en el mundo una tía

la cual a veces le fía.

La tiene como a su favorita

por encima de Caperucita,

y así con un ratón creó una canción

pues una serpiente le robó su corazón.

No tiene un amigo preferido

pues muchas veces lo han herido,

al final de la tarde como queso

se conforma solo con eso.

Duerme siempre tocando un instrumento

así alivia su sufrimiento…


 

Decimos palabra y...

Farly Clarissa Achinte Idrobo, 7A.

Las palabras son la esencia de la vida, nombrarlas se hace algo universal, decirlas hace parte de nuestra vida, decimos vida, decimos, decimos..

Decimos sol y las palabras comienzan a brillar

Decimos manzana y las palabras se hacen flor

Decimos pájaro y las palabras toman vuelo

Decimos flor y las palabras adquieren color

Decimos mar y las palabras se quedan en el olvido

Decimos libélula y las palabras se iluminan

Decimos bruja y las palabras son oscuras

Decimos música y las palabras se vuelven notas

Decimos fiesta y las palabras se alegran

Decimos amor y las palabras se hacen románticas

Decimos libertad y las palabras vuelan en paz

Decimos colegio y las palabras ríen en recocha

Decimos amigo y las palabras siempre serán incondicionales

Decimos barrio y las palabras se reúnen

Decimos noche y las palabras iluminan como estrellas

Decimos risa y las palabras son pura alegría

Decimos grado séptimo y las palabras nunca se olvidarán..


 

Un cuento entre tus cuentos

Luisa Fernanda Cotte, 8B.

Una mañana, yendo para mi colegio y como costumbre mía, miraba siempre las líneas que se crean en los andenes, esas zanjas entre el cemento y el suelo. Una moneda, una cadena, un lápiz, quizá algún día encontraría algo. Justo cuando estaba llegando, en una de esas encontré lo que parecía un viejo papel arrugado, lo tomé, uno nunca sabe. Al leerlo supe de inmediato lo que era, un ejercicio en clase de algún estudiante, el tema al parecer trataba sobre el minicuento, pues hasta un nombre de un tal “Monterroso” aparecía, algo sobre un dinosaurio y su despertar. A continuación les mostraré lo que en esa hoja estaba plasmado…

 

EL BESO ASESINO

Había una vez una mujer muy fea, un hombre le tiró

un beso, ella intenta cogerlo, se cae, se rompe la columna,

se raja la cabeza, muere…

 

EL AMOR Y EL ODIO

Érase una vez un hombre y una mujer..

 

¡SERE YO!

El primero y el último, el comienzo y el fin

el Alfa y el Omega…

 

ASÍ ES LA VIDA

Había una vez un señor que tenía un perro,

le enseñó a hacerse el muerto,

y el perro murió,

y él nunca se dio cuenta.

 

¿QUIÉN TOCA LA PUERTA?

Timbra el reloj a las 12, se escucha el tocar

De alguien. Él abre la puerta y mira quién toca

y frente a la puerta hay una sombra,

los dos sonríen.

 

LA HOJA EN BLANCO

Hoy el lápiz y el borrador

se fueron de parranda

porque la hoja

los ha abandonado…

 

LA CIUDAD PERDIDA

Después de cien años de

estar escondida por fin

vuelve a estar vida.

Desde ese día siempre llevo conmigo esta hoja, pues cada que la leo encuentro algo diferente, sobre todo al saber que un cuento puede abarcar miles de cuentos. El colegio, los amigos, las tareas, mi barrio, mis amores, cada uno es un minicuento. Espero algún día poderles contar cada uno de estos.


 

El collar

Ángela María Yepes, 5A.

Era una tarde muy hermosa y una anciana iba por uno de los caminitos de su pueblo, allá en el campo. Tomó un taxi y fue hasta la ciudad. Después de esperar un rato, la abuela llegó, siempre se deslumbraba con los almacenes que allí existían.

-¡Oh, qué hermoso es esto!- dijo.

Caminó hasta una joyería donde por unas cuantas monedas compró un hermoso collar. Este tenía justo en el medio una perla de color violeta. Dio un corto paseo y regresó de nuevo en el taxi a su campo. Iba camino a su casa cuando justamente pasaba un caballo al cual raramente oyó hablar.

-¿Y tú por qué hablas? -Dijo la abuela titiritando del miedo.

Entonces corrió y corrió gritando: ¡Ayuda! ¡Ayuda! Lo hizo hasta llegar al sitio donde estaba su nieto, en medio de su delirio le dijo:

-¡Juan! ¡Juan! ¡Los animales están hablando!

Su sobrino, ante esta exclamación desesperada le pregunta que si se encuentra bien, que si está enferma, que dónde había estado, que por qué actuaba así.

-No, no, yo estoy muy bien, no estoy loca. Es cierto, el caballo habla, te lo aseguro, le decía la abuela. -No es posible, abuela. Vamos mejor al hospital.

Mmm ya sé, ponte este collar y verás cómo escuchas a los animales, dijo la anciana.

-¡Aaaaayy! ¡Abuelita el caballo habló!

-Jajajajá.. ¡Pero estás loco!

-Es que, es que… Ay, perdón abuela.

Sí hijo, tranquilo no hay problema, ha sido un gran susto el que nos ha dado ese caballo. -Pero mira es un zorro, un zorro. ¡Corre, corre! Alcanzó a expresar la abuela.

-¿Dónde estás? Ya se fue el zorro, abuelita, ven aquí por favor no llores.

Hijo necesito mi collar ahora mismo, no soporto más esta situación. Debemos regresarlo pronto. Tranquila yo lo tengo. Era la conversación que se escuchaba en la casa.

-Mmm… ¿y el zorro ya se fue?

-Sí, sí tranquila. El zorro estuvo acá y nos pidió disculpas.

-¿Y qué le dijiste? Preguntó la anciana.

-Le dije que estuviera tranquilo..

Sabes qué sobrino, mejor vamos a esconder ese collar antes de que todo esto le ocurra a otra persona. Lo que más me duele, querido, es que a ellos, tanto al caballo como al zorro, yo, esta vieja anciana les había pegado y tratado mal. Yo también abuela, yo también..

ENSEÑANZA:

No trates a los demás como no quieres que te traten a ti.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/iejesusmariaocam/public_html/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *